Latacunga –

Ella había salido a comprar al mercado de San Roque de Quito junto a los padres de su conviviente. Era sábado 31 de marzo. Y su pareja, con quien llevaba seis meses de relación, se había quedado al cuidado de su pequeña de un año y medio, hija de otro compromiso.

Al regresar vio una escena atroz. Su pequeña temblaba, lloraba desesperada y sangraba. Retiró el pañal y constató que había sido lastimada en sus partes íntimas.

En su desesperación llevó a la menor a un hospital del sur en donde le confirmaron que había sido violada. Su pareja, Jorge E., padrastro de la niña, negó que él haya cometido ese delito.

La mujer puso la denuncia en la Fiscalía y el hombre fue detenido para investigaciones. Estuvo en el Centro de Detención Provisional de El Inca y luego trasladado al Centro de Rehabilitación de Latacunga.

La mujer, quien se fue de Quito a Latacunga para vivir con sus padres, responsabiliza a su expareja del presunto abuso a su hija y pide justicia. Dice que la pequeña no ha podido superar el trauma de la violación.

Carolina Arcos, parte de la firma de abogados que está a cargo del proceso, señala que este es un caso de violación, que se habría cometido entre las 05:00 y las 08:00 de ese día, cuando la pareja de la mujer era la única persona que estaba con la niña.

Explica que en los 30 días de instrucción fiscal se pudieron recabar todas las pruebas que se necesitan para demostrar dentro del juicio que el procesado fue la persona que abusó de la niña. Por ello, dice, van a pedir la pena máxima que con agravantes son de 29 años por el delito de violación.

El detenido está a la espera de que se fije la hora y día para la audiencia de juzgamiento.

Su familia tiene orden de alejamiento de la madre de la menor abusada.

La mujer sigue adelante con este proceso en medio de su estado de gestación. Espera un hijo de su expareja detenida. Ella afirma que a pesar de que lo amó, su hija es su prioridad y por eso pide que este delito no quede en la impunidad.

El caso ha conmovido en las redes sociales, en las que se han dado muestras de apoyo a la madre y se pide al sistema judicial una sentencia ejemplar.

Arcos señala que se hace una campaña a través de las redes sociales para que se genere un alto a la violencia en contra de los niños, además para llamar a la sociedad para que tenga mucho más cuidado dentro del núcleo familiar y de las instituciones educativas.

Además se pretende que la comunidad pueda apoyar con pañales, ropa, víveres para la víctima y el bebé que está por llegar.

Redes
La mujer que acusa a su expareja de haber supuestamente violado a su pequeña hija dice que lo conoció a través de Facebook.

Abuso
En redes sociales se indentifica con el nombre de Eli a la bebé que fue abusada presuntamente por su padrastro. La pequeña fue abusada vía vaginal y anal. Estuvo por morir. (I)

 

Fuente: El Universo