Quito –

El Gobierno colombiano confirmó anoche que los cuerpos de los tres asesinados del equipo periodístico del diario El Comercio se encuentran en su territorio y por ello supone que murieron de ese lado.

Tras participar en Medellín de la ceremonia de clausura de la reunión de la Sociedad Interamericana de Prensa, el mandatario colombiano Juan Manuel Santos aseguró que había recibido esta información de su ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

“El ministro de Defensa antes de viajar aquí a Medellín me dijo que por fuentes de inteligencia se confirmaba que los cuerpos sí estaban del lado colombiano, y en ese sentido tiene uno que suponer que fueron asesinados en Colombia”, señaló Santos, quien en una entrevista en CNN horas antes había abordado este hecho.

El equipo periodístico fue secuestrado el 26 de marzo en Mataje, Esmeraldas, y 19 días después el Gobierno ecuatoriano confirmó que habían sido asesinados por un grupo de disidentes de las FARC liderados por alias Guacho.

Durante la mañana, el ministro del Interior de Ecuador, César Navas, señaló a la cadena NTN24 que el periodista, fotógrafo y conductor habían sido asesinados en Colombia, pero no dio detalles del lugar exacto en el que estarían los cuerpos.

“Estaban en territorio colombiano y están en territorio colombiano”, dijo Navas en la entrevista.

De manera general, en una rueda de prensa en el ECU-911, en Quito, Navas indicó que la recuperación de los cuerpos es parte de un proceso que se coordina con organismos internacionales y con el Gobierno colombiano.

Explicó que si bien se trabajó, incluso, por llegar a un indulto de detenidos, el 7 de abril fue el último contacto con los secuestradores, lo que demostraría, a su juicio, que “nunca hubo la voluntad (de ellos) de llegar a una negociación”.

Cuando los reporteros preguntaron por qué se le permitió pasar hasta Mataje al equipo periodístico de El Comercio si la zona estaba bajo resguardo militar, Navas aseguró que “no es que nadie podía pasar” y aclaró que solo “había restricción”. Es decir, únicamente se hacía un registro de quienes ingresaban al pueblo para verificar que no portaran armas, drogas o precursores químicos.

Refiriéndose al equipo periodístico, el jefe del Comando Conjunto, César Merizalde, dijo que “ellos se identificaron, dejaron su identificación y pasaron al otro lado. Y ahí, obviamente, fueron secuestrados”.

No obstante, varios periodistas señalaron luego que en los días del secuestro los militares de los puestos de control sí impidieron su paso, con la advertencia de que estaba prohibido. Según las propias autoridades, la camioneta del equipo periodístico llegó hasta Mataje, no se quedó en la vía.

Navas confirmó que tras la revisión de las fotografías de los asesinados que fueron filtradas por los captores, existe la posibilidad de que haya más personas ejecutadas.

Desde el viernes pasado, cuando terminó el plazo del gobierno de Moreno para que se presentaran pruebas de vida, las Fuerzas Armadas han hecho allanamientos a 91 viviendas y decomisado municiones antiaéreas. (I)

Hasta ahora ha habido amenazas falsas; especialmente en redes sociales, llamadas al ECU… Se activaron las agencias de inteligencia para identificar esas alertas”.
Ramiro Mantilla,
Jefe Policía


Fuente: El Universo